sábado, mayo 29, 2004

Dios salve a la Reina

En anteriores escritos, muchos habreis podido pensar que soy algún indivíduo anti-monárquico, de esos que llevan camisetas por la calle que ponen 'me importa una m... la boda del príncipe'(os prometo que lo he visto) o chorradas por el estilo. Nada más lejos de la realidad. Bien es cierto que considero que un sistema republicano es más justo y más fiel a la democracia verdadera pero, al fin y al cabo, nuestra monarquía nace de la Constitución y, por tanto, la acato y la defiendo como el que más. Porque la Constitución es el texto por el que hemos de regirnos y que no debería cambiarse bajo ningún concepto. Fue un texto de consenso aceptado por todos y así debería seguir. A algunos se les pone la boca grande cuando hablan de la Constitución, pero luego no paran de decir que si tal y que si cual y que si habría que cambiarla. En fin, no quiero desviarme por ese tema porque hoy no quiero hablar de política, aunque sí de reyes y reinas. Y es que, a mi entender, existen algunas monarquías que sí merecen la pena. La primera, por ejemplo, la de los Reyes Magos (algún día hablaré de mi fobia a ese gordo seboso yanqui llamado "Papa Noel", o más concretamente a sus seguidores españoles). Pero de la que voy a hablar hoy es precisamente de la 'reina', más conocida internacionalmente en el mundo musical como 'Queen'.

En los años 80 existió un grupo musical que 'rockeó' al mundo, y aún sigue haciendolo hoy, muchos años despues de la muerte de su lider y cantante principal: Freddie Mercury. Queen fue el gran sucesor de los Beatles o los Rollings. Para muchos, los Beatles inventaron el rock y Queen lo perfeccionó. Queen era un grupo absolutamente original, que cultivaba una mezcla impresionante de géneros muchas veces en la misma canción ('Bohemian Rapsody') y que se caracterizó de manera espectacular por la impresionante voz de su cantante. Y es que Freddie era un cantante único, algo que nunca se ha repetido. Cantaba igual una canción tipo Elvis Presley que se metía en ópera (increible su colaboración con Montserrat Caballé) o hacía el sonido de una guitarra con su voz('Great King Rat'). Queen casi que fue el primer grupo que ofreció los espectaculares macro-conciertos con luces, pantallas gigantes, etc..., que hoy tantos tratan de imitar. Pero por encima de su indudable calidad técnica y artística, Queen fue un grupo rompedor por la personalidad de Freddie, el cual no tuvo reparos en confesar sus tendencias homosexuales (mucho ojo, porque Freddie también salía con chicas).

Hoy día estamos empezando a hartarnos de indivíduos que "salen del armario". Casi se ha convertido en una moda que proporciona tal popularidad que estoy empezando a sospechar que, en más de un caso, es absolutamente mentira. Sin embargo, a Freddie no le importaba que se supiera. No pretendía ganarse favores del público ni nada de eso, sólo pretendía ser como era y ya está. Se vistio de mujer en el vídeo de 'I want to break free' y todos pensaron que era una extravagancia más para remarcar lo gay que era. Lo cierto fue que la idea de aquel vídeo vino de John Deacon, el componente de Queen felizmente casado con su mujer de toda la vida y más 'normalito' de todos.

La música de Queen transmitía (y transmite) muchísimos sentimientos. Las letras de muchas de las canciones eran auténtica poesía (lean si no 'One year of love'). Y la fuerza de sus canciones era tal que aún se usa con mucha frecuencia en espectáculos deportivos ('We will rock you' o 'We are the champions'). El musical 'We will rock you', basado en las canciones de Queen, está triunfando en todos los países donde se estrena (hagan por verlo en España). Queen sigue vivo, a pesar de todo. Brian May y Roger Taylor aparecen en muchos conciertos benéficos e historias parecidas (probablemente estén en agosto en Benidorm con Nelson Mandela). Su música se sigue oyendo, pero hay algo que falla.

Las nuevas generaciones los están perdiendo. Un amigo mío me decía que su sobrino adolescente consideraba 'pasada' a toda la música rock y que lo único que merecía la pena era el 'hip-hop'. Si uno repasa las listas de éxitos musicales tenemos cosas como: Andy y Lucas, Estopa, el hijo del Fary, David Bisbal, Chenoa y demás triunfitos, etc... En fin, que los que no han salido de la karaoke-academia de OT son, como los otros, meros productos comerciales elegidos a dedo. Cualquiera que se pase por cualquiera de los muchos musicales que hay ahora en Madrid descubrirá que hay voces impresionantes que están viviendo en el anonimato. Algunos de ellos fueron 'expulsados' del casting de OT o tienen que ver como el famoso de turno atrae a más gente a los musicales que ellos que, en mi opinión, lo hacen mucho mejor. Por citar algunos de ellos: Luis Amando ("El Fantasma de la Ópera"), los hermanos Cortés y Eva María Blanco ("Queen") o muchos otros. No se si alguna vez serán famosos por sus nombres y apellidos, pero para mi ya significan mucho. Pero claro, supongo que ellos no tienen amiguitos en las sociedades de autores, ni en las discográficas, ni nada. Incluso puede que alguno cante muy bien pero sea feo, lo cual no tiene perdón en el mundo de la música. Si eres chica lo importante es que estés buena: Britney Spears, Christina Aguilera, etc... Si eres chico puedes no estar tan bueno, pero entonces te arreglarán en los vídeos rodeandote de tías buenas (vease el vídeo ese de David Bisbal que parece salido de 'El Lago Azul'). Luego hay casos curiosos, donde teniendo buena voz y quien te meta en el mundillo no llegas a nada como cantante, pero luego sale un concurso de televisión musical y te atreves a darle consejos a los que están empezando: Nina.

En fin, no se si me estoy convirtiendo en un bicho raro. Me gusta seguir oyendo a Queen, a los Beatles y estoy harto de los triunfitos. A estas alturas creo que lo único 'activo' que se les acerca es U2, salvando las diferencias, por supuesto. Para mí Raúl será siempre un jugador de fútbol y no un clon de David Civera (o viceversa, ya no se el orden en que los clonaron) y me entra pánico de pensar que en Benidorm Alejandro Sanz (el de los miles de firmas a favor de que se calle) podría intentar acompañar a Queen en alguna de sus canciones históricas. Y casi pienso que el top-manta está bien porque cada peseta que no ganan ese bodrio de 'músicos' (por llamarlos algo) es una peseta que no va a parar a ellos (aunque, por desgracia, va a parar a mafias de la peor calaña). Por supuesto, me refiero a la mayoría, no a todos.

Ante todo este panorama no me queda más remedio que mirar al cielo y hacer una petición; 'God save the Queen'. :)

1 comentario:

Hibashi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.