viernes, julio 20, 2007

Ni una sola palabra, ni un solo bis

De un concierto de bandas sonoras con orquesta sinfónica y coros, he pasado en tan solo unos días a asistir a otro totalmente diferente: Paulina Rubio en Orihuela. Un concierto gratuito con motivo de las fiestas de la ciudad alicantina celebrado en el parking del centro comercial Ociopia.


Ni que decir tiene que Paulina no es Ennio Morricone, ni su música tiene nada que ver. Es más, ni siquiera creo que Paulina rubio esté a la altura de competidoras más directas como Shakira, por ejemplo. Pero bueno, lo que no se le puede negar a Paulina es que tiene mucho carisma, conecta muy bien con el público, sabe moverse de maravilla en el escenario y sus canciones no son obras maestras como las del otro día, pero bueno, tampoco están mal. Todo eso unido a su atractivo físico, que por mucho que queramos negarlo hoy día es lo que más importa a la hora de sacar discos, hacen de Paulina un fenómeno de masas.

Comenzó el concierto precisamente con su tema más de actualidad, el famoso 'Ni una sola palabra', del que podemos ver aquí su videoclip.


El resto de repertorio estuvo compuesto de sus temas más conocidos, así como también temas del último disco. Resaltaron sin duda temas como "Y yo sigo aquí", "Baila Casanova", etc...



No estaba Miguel Bosé, así que nos quedamos sin oir su colaboración junto a él en 'Nena'.



Curiosa resultó la canción "Perros", de la que sólo me pregunto qué pasaría si hubiera tenido la letra con el género invertido. En fin. :)

A pocos minutos del final, Paulina se acercó al público para dirigirse a él. A petición del público volvio a repetir 'Ni una sola palabra', en una versión mucho más intimista y terminar poco despues el concierto despidiendose de Orihuela. Y ahí llegó la sorpresa para mi. El público empezó a marcharse sin esperar un bis, las luces del centro comercial se encendieron y Paulina no volvio a salir al escenario. He visto muchos conciertos y es la primera vez que veo que algo así sucede. De hecho, tengo dudas de si es que los bises se daba por entendido que habían empezado mucho rato antes, en un momento en que despues de tirar papelitos de colores, Paulina y sus compañeros se retiraron unos minutos del escenario mientras retiraban los papeles del suelo (de ahí que repitiera 'Ni una sola palabra').

En cualquier caso, no se puede negar que el concierto fue divertido. Se lanzaron balones gigantes que el público iba manteniendo en el aire en todo momento. Los bailarines utilizaron una especie de muelles para dar saltos más altos mientras bailaban. Merecio la pena visitar esa bonita ciudad que es Orihuela y pasar un buen rato con Paulina y miles de personas que disfrutamos de una noche muy agradable. Gracias, Paulina. Gracias, Orihuela.

Como curiosidad para cerrar el artículo, un videoclip del año 1985 de un grupo mexicano infantil llamado 'Timbiriche', compuesto por Mariana Garza, Alix Bauer, Sasha Sokol y... ¡Paulina Rubio!


1 comentario:

WhiteQueen dijo...

Aunque a la gente está claro que le gusta... yo, para empezar no hubiera estado, pero por el hecho de ser gratuito es cierto que en fiestas regionales he ido a "ver" cosas peores. El motivo por el que la gente no pidiera bises puede ser por lo que dices, que pensaran que ya se hicieron, o porque no los querían, o simplemente, por ser gratis, imagino que lo que le pague el Ayuntamiento o lo que sea... no dará para más. Aun así, resulta curioso.